GarageWine La Autóctona, Tinto de la Pámpana Blanca 2018

GarageWine La Autóctona, Tinto de la Pámpana Blanca 2018

En la línea que les caracteriza, los primos Toledo Ajenjo han elaborado un vino recuperando una variedad de uva en peligro de extinción, mira la cata y luego te comento, dame un minuto:

la variedad de uva Tinta de la Pámpana Blanca es autóctona de Toledo y en algunas localidades de Ciudad Real también la hay, incluso en La Rioja Baja se la ha conocido pero no se prodiga. habitualmente se la ha conocido como una uva de mucha producción con buen grado alcohólico, pero Jesús Toledo ha decidido explotar al máximo el potencial de esta variedad de uva, haciendo un rico vino tinto envejecido un año en barrica. Punto para GarageWine.

Como todo lo bueno tiene un factor sentimental, éstas uvas fueron un regalo de la desaparecida tía Luci que fue víctima del puñetero cáncer, y sus sobrinos Jesús y Julián han decidido hacer una etiqueta con sus ojos, recordando su cara entre flores y colorido, y además donar un porcentaje del coste de la botella a la fundación CAICO, que luchan contra el cáncer infantil, todo con un cariño especial.

poco más de 400 botellas con una embajadora del potencial enológico de Castilla La Mancha, una prueba más del error del kilogrado y de la política de arranque de viñedos viejos. Vergüenza nacional que está quitando del panorama estas joyas gastronómicas que se pueden considerar patrimonio en riesgo de desaparición. Bravo por la iniciativa de Jesús Toledo y Julián Ajenjo que demuestran que esta variedad cultivada como se merece y elaborada con cuidado produce exquisito vino, maduro, complejo y equilibrado, una obra de arte mirusté.

La Casilla Bobal 2017

La Casilla Bobal 2017

La Denominación de Origen Manchuela es una de las joyas que atesora Castilla La Mancha, sus vinos son abanderados del potencial de mi tierra en cuanto a elaboración de calidad y sin necesariamente macro producciones, y hay bodegas como la que traigo hoy que nos sorprenden gratamente. Bueno, cato y entro en detalles:

Si señor, Bodegas y Viñedos Ponce es el proyecto personal de Juan Antonio Ponce, que basado en una formación y experiencia loable, y sumado a la maravilla de viñedos y parajes de la Manchuela conquense que rodea Villanueva de la Jara, suma un abanico de deliciosos vinos llenos de carisma y muy distintos entre sí.

Hoy ha tocado esta Bobal cosechada en 2017, se trata de un vino tinto con una crianza de diez meses en barricas de roble de seiscientos litros de capacidad, así procura no maderizar el vino siendo menor la proporción de madera/vino pero estabilizando y sazonando la rica Bobal conquense.

Manchuela y Bobal están unidas por la gracia de dio- y la mano de estos artistas que han sacado lo mejor de la uva dándolo todo, literalmente y desencasillando la comarca y sus delicioso rosados de esta variedad para demostrar lo bien que sabe un tinto Bobal. Mi enhorabuena a Ponce y mi orgullo y felicidad de contar con la D.O.P. Manchuea como paisanos, ¡mucha Mancha!

Estola Reserva 1982

Estola Reserva 1982

Hay que decirlo, es una lotería. Un vino con más de veinte años es probable que tenga alguna tara y el que hoy cato es cosecha de 1982, que Naranjito nos ampare….

La cosecha de 1982 en la Denominación de Origen La Mancha fue considerada muy buena, esto como puedes imaginar es muy relativo porque esta denominación de origen es muy extensa y además cada bodega, cada parcela y cada variedad de uva vive el año y sus inclemencias o bondades de una manera distinta, es un fractal de posibles factores que afectan a la cosecha que queda reflejada con una nota global.

Tal y como reza la contraetiqueta está elaborado con Cencibel, que es la sinonimia manchega de la variedad de unta tinta Tempranillo, llamada de varias maneras según la costumbre local, por ejemplo en Cataluña la llaman «Ull de Llebre» que significa ojo de liebre, pero claro está que la comarca el microclima y la viticultura marca las diferencias. En este caso es un vino Reserva D.O. La Mancha, y estos son conocidos como «tercer año», y es porque se les exige un mínimo de crianza en barrica de doce meses y posteriores veinticuatro de botella antes de salir al mercado.

Como puedes ver. la botella la he abierto con la ceremonia del degüelle con tenaza caliente, que me chifla, además es indicado porque el corcho es muy viejo y es muy fácil que esté en mal estado y se rompa al querer extraerlo con un sacacorchos normal, la ceremonia es parte del oficio del Sumiller, y hoy procedía.

Para concluir debo celebrar que el vino estaba delicioso, que tiene un color pardo yodado pero no estaba muy turbio, que separé los posos del vino en la decantación con facilidad, que tiene unos aromas muy agradables que recuerdan en primera instancia al mostillo y al arrope, luego a crema de cassis y especias como la canela y la pimienta rosa…. todo sutil y elegante, que en boca es un placer porque está muy rico, acidez equilibrada, taninos y alcohol imperceptibles y un postgusto largo y agradable, y de veras que este vino casa con todo porque no es sólo una bebida, es la ceremonia del descorche, decantación, comentar la fecha… como el recuerdo de un tiempo feliz rodeado de gente que hace mucho que no ves. Así es beber este tipo de vinos.

El vino sin una historia es sólo vino.

Adán Israel, Sumiller.
GarageWine Airén 2020

GarageWine Airén 2020

Hace ya algún año que dos vecinos de Quintanar comenzaron una aventura tan bonita como la de #GarageWine, y me siento muy feliz y honrado de ser en alguna medida partícipe, y cuando decidieron elaborar un vino blanco con la variedad Airén y contaron con mi persona la alegría fue inmensa, porque esta variedad de uva se merece un trato como sólo los que sienten la tierra y cosechan con sus manos pueden dar. Así que cato y luego entro en detalles:

Llámala como quieras, Airén, Lairén, Valdepeñera, Forcallat… Es lo mismo pero no es igual porque como todo tiene matices. Desde luego que la zona y el microclima es importante pero lo realmente decisorio es el criterio de elaboración y aquí los primos Julián y Jesús decidieron hacer un GarageWine, es decir un vino procedente de una parcela de viñedo viejo con mínima intervención, poca producción y el máximo mimo posible, así es difícil hacer algo malo mirusté.

Dos mil botellas, todo procedente del viñedo viejo de secano del paraje «Alto Losar», poda en vaso, mimo y cuidados como el jardín que es, vendimia en familia con cuidado y buscando la excelencia, dedicando el tiempo necesario y buscando las mejores horas para que la uva llegase en las mejores condiciones, publicando en directo para que quede constancia de que no son frases hechas, y claro, hechos son amores, uno de los mejores Airén del mundo, toma ya!

La verdad es que es difícil decir más sin que parezca publicidad, pero los que se dedican a esto saben de lo que les hablo, la excelencia de la humildad y de lo sencillo, menos es más y punto.

Gracias por darme esta oportunidad, algo de mí está en GarageWine y vosotros sois parte de mí también, que esto sólo sea el principio.

La Forastera 2019 by garagewine

La Forastera 2019 by garagewine

GarageWine comenzó como un proyecto de rescate de variedades de uva autóctonas elaborando monovarietales y jóvenes. Pero la inquietud de los primos Toledo Ajenjo les mantiene en una tensión proactiva que nos trae novedades como este tinto que cato, y luego entro en detalles:


Pues sí, de momento para variar una uva «no autóctona» o mejor dicho no tradicional de Castilla La Mancha. Luego una crianza en barrica de roble francés y americano de trescientos setenta y un días, y además:

La etiqueta! Se han salido también de su estilo y han tenido a bien traer a una dama presumiblemente del salvaje oeste… genial!

Los detalles lo son todo, y GarageWine han mantenido la tarjeta con sarmiento y algo de información extra:

Así entre la contraetiqueta y la tarjeta queda casi todo claro, es un vino artesanal de una tirada de menos de mil botellas, con todo el cariño que transmite el dúo enológico de Jesús y Julián, cosa que aplaudo y comparto con gusto.

Pin It on Pinterest