La Forastera 2019 by garagewine

La Forastera 2019 by garagewine

GarageWine comenzó como un proyecto de rescate de variedades de uva autóctonas elaborando monovarietales y jóvenes. Pero la inquietud de los primos Toledo Ajenjo les mantiene en una tensión proactiva que nos trae novedades como este tinto que cato, y luego entro en detalles:


Pues sí, de momento para variar una uva «no autóctona» o mejor dicho no tradicional de Castilla La Mancha. Luego una crianza en barrica de roble francés y americano de trescientos setenta y un días, y además:

La etiqueta! Se han salido también de su estilo y han tenido a bien traer a una dama presumiblemente del salvaje oeste… genial!

Los detalles lo son todo, y GarageWine han mantenido la tarjeta con sarmiento y algo de información extra:

Así entre la contraetiqueta y la tarjeta queda casi todo claro, es un vino artesanal de una tirada de menos de mil botellas, con todo el cariño que transmite el dúo enológico de Jesús y Julián, cosa que aplaudo y comparto con gusto.

GarageWine Tinto Velasco 2020

GarageWine Tinto Velasco 2020

No me canso de decir que el vino sin una historia es solo vino, y este que cato hoy es el caso porque además de satisfacer el paladar del feliz consumidor tiene un valor social, el carácter solidario le aporta si cabe un puntito más agradable.

los primos Julián Ajenjo y Jesús Toledo han elaborado como costumbre un varietal manchego con el cariño y buen gusto que les caracteriza, pero además se han ofrecido a destinar parte del precio a una causa benéfica, y entre otras virtudes de este vino la etiqueta la elaborado un joven artista que disfruta de dónde desarrollar suerte gracias a asprodiq, centro social beneficiario de la venta de este tinto.

la variedad de uva Tinto Velasco es autóctona de La Mancha Toledana y está casi en extinción, unos cuantos agricultores valientes están defendiendo este patrimonio cultural gastronómico con uñas y dientes, como es el caso de los primos Toledo Ajenjo de Quintanar de la Orden, que en su bodega garagewine elaboran este tipo de variedades de poca producción pero que sabiendo hacerlo producen vinos de mucha calidad. Es el caso:

El vino sin una historia es sólo vino

Adán Israel
Premio Miguel de Cervantes de Gastronomía mejor carta de vinos.

Premio Miguel de Cervantes de Gastronomía mejor carta de vinos.

La carta de vinos del Restaurante Granero tiene mucho fondo, doy fe porque llevo elaborándola doce años y ha cambiado mucho, como los tiempos mismos, pero el objetivo de esta es satisfacer al cliente y el de granero es muy variada.

Por supuesto que la carta de vinos de Granero tiene un porcentaje alto de vinos de Castilla La Mancha, ¡faltaría más!, no es cabezonería que es sentido común y ganas de hacer feliz al cliente. Entendemos que en una región tan extensa como Castilla La Mancha con 990 localidades repartidas en cinco provincias, con cuatro cuencas hidrográficas y veinte denominaciones de origen vinícolas hay como para copar la mayoría de referencias de un listado que está para acompañar una carta de platos con mayoría también de productos de cercanía.

Al principio fue una carta con variaciones constantes de referencias que se unían y otras que salían por causas distintas, luego durante años hice la carta mensual, con unas sesenta referencias de las que rotaban diez o doce cada mes en función de la carta de platos entre otros motivos. Al final nos quedamos con la carta de vinos estacional, es la más lógica y cómoda, un centenar de referencias de las que una veintena cambia en función de la climatología y a la par, de la mano de la carta de platos y del producto de temporada.

¿Acaso apetece el mismo vino en Enero que en Agosto?

Llueve en Quintanar

Llueve en Quintanar

Esta fotografía no es de hoy, sinceramente no recuerdo muy bien de cuando es pero sí cómo la hice y la de amigos y contactos de redes sociales que me dijeron que les gustó mucho. Hay un montón de fotógrafos quintanareños que tienen fotos parecidas, anteriores y posteriores a esta, es algo inevitable y que no me afecta ni preocupa, esta es el resultado de haber pasado por ahí una noche al cierre de Granero y comprobar que apenas chispeaba, aparcar el coche de mala manera con la vana confianza de que a esas horas no molestaría a nadie (tuve que moverlo porque me equivoqué), y usar el trípode para una exposición larga debido a la poquita luz ambiental y ahí empezar a pensar que se podía hacer mejor, el mal del fotógrafo aficionado, que si filtros por las farolas, que di el disparador remoto, que si patatín o patatán…

La pintura es una Dulcinea del Toboso enorme, creo que la más grande que he visto, es obra de MILU Correch que a pesar de todo llevó a cabo allá por el 2013 en el corazón de Quintanar de la Orden, Toledo, donde habito desde 2008 y que poco a poco voy conociendo y comparto, gracias por leerme.

Mario Vela.

Mario Vela.

Ser camarero es lo que tiene, siempre lo digo, atiendes igual a un mendigo que un Rey, y en el camino conoces gente maravillosa, de la que suma, de la que no hace falta conocer de siempre para tener un buen rollo constante y una simpatía latente. Es mi caso con Mario Vela, un pintor y escultor de Quintanar de la Orden al que conocí sirviendo un evento familiar en su casa hace unos años, y hasta hoy que he visitado su exposición en el espacio-Arte El Dorado de Quintanar, le he pedido permiso para hacerle un par de fotos y no le dije que iba a «rajar de él».

Mario Vela, versión original. Así se titula la exposición que se puede ver en el espacio El Dorado de Quintanar de la Orden, de la fundación Amelia Moreno. Y es que Mario lleva años produciendo arte y repartiendo la alegría que le caracteriza, es un artista con marcada personalidad y sobre todo sus figura son muy reconocible por el rostro y cómo trata el color. Así es él, auténtico y sin complejos.

Mario Vela es proactivo, y también es muy activo en las redes sociales, os dejo enlace a su página web:

Este artista quintanareño y madrileño es, además el marido de Paloma, padre de Tomás y Lola, «comparte casa y medios» también con su perro Chusky y su gata Muriel, amigo de sus amigos, uno de los clientes que te alegra de ver pasar por la puerta y su arte es así, alegre y colorido, con mucho fondo y con una idiosincrasia marcada, mención especial a su obra digital, este formato lo trabaja estupendamente y doy fe por los videos que comparte y por lo que vi hoy:

Por ir terminando, me siento afortunado de conocerle, disfruto mucho de su arte plástico y su encanto personal, quiero presumir de que es manchego y que suma valor, Quintanar de la Orden es más bonita con él, por eso brindo a su salud y le dedico un ¡Mucha Mancha, pitorra!.

Pin It on Pinterest