Restaurante La Martina

Restaurante La Martina

Restaurante La Martina es un espacio gastronómico en Tarancón regentado por su Chef, Jorge Susinos, que trabaja mano a mano con su media naranja Rian.

La Martina es un restaurante situado en una vivienda unifamiliar/chalet apartado del centro, que si bien parece algo difícil de localizar el fácil aparcamiento hace que merezca la pena el uso de navegadores o la consulta al mapa.

El local es  bonito, acogedor y luminoso, una vivienda redirigida a servir de comedor pero con unas instalaciones decoradas por Rian, la pareja de Jorge y camarera de La Martina, restauradora en todas las acepciones de la palabra.

El festín comenzó con un recibimiento cercano y agradable, y un montaje de mesa bonito.  y después de elegir el agua y vinos me dejé de llevar por el Chef, que dispuso probara el menú degustación que a continuación relato en fotonovela:

El pan es servido en cestas, se trata de rebanadas de hogaza, este tema tan de moda es para mí muy importante, y si no se elabora en casa una buena opción es la de comprarlo a la tahona de confianza, como es el caso.

comenzamos con el abrebocas más celebrado, el foie con mermelada y pan tostadito, al que le gusta untar se le da la opción y como se puede ver, sólo la presentación anima al feliz bocado.

«Las croquetas de Molina» así me lo cantan porque son receta de un chef amigo/colaborador de La Martina, estas optaron al concurso mejor croqueta Joselito, osea mejor croqueta del mundo, y sinceramente son de las mejores que he comido, cremosas pero no líquidas, crujientes y de dos bocados, amen.

Jorge tuvo la atención de preguntarme por manías o alergias, estos tiempos son delicados con ese tema y un profesional así sabe que debe andar con pies de plomo, de camino me relata qué va a servir, siempre es un placer hablar con él (siempre hay comida de por medio, jejeje).

El plato de arriba, bueno, el frasco de arriba contiene un pisto con vieira ahumada, de hecho el humo sale graciosamente al abrir el bote, en su justa medida, no es humo pesado ni cansino, es un toque vistoso que hace más apetecible si cabe este pisto.

Continuamos con una deliciosa alcachofa confitada, con foie grillé, cebolla, paté de aceituna y setas, rico y de textura delicada, todo en proporciones y en su punto, muy tierna la alcachofa y templado el foie. Delicioso.

El siguiente plato es una versión del ajoarriero típico, crema de ajoarriero con bacalao, huevo, pan crujiente, salicornia (espárrago de mar)… de las mejores versiones que he comido.

Contraste al canto!. Sardina con encurtidos y una base de rico y cremoso guacamole, fresco, sabroso y desenfadado plato que nos da mucho juego a los sumilleres

Llega la casquería, y a pesar de mis manías debo decir que me gustó mucho este morro con pata al «estilo callos», meloso y contundente plato.

El lomo de rodaballo con pulpo, servido sobre un guiso de trigo con espirulina me pareció delicioso, buen punto para el pescado que se abrazaba fraternalmente al trigo meloso, y el pulpo aportaba textura y enriquecía el plato, bravo por Susinos!.

Cordero a baja temperatura, deshuesado, con patata revolcona y unos pimientitos fritos…  Qué decir, el cordero estaba doradito y tierno, regado por su propio jugo reducido… creo que si estás salivando no necesitas más explicación ¿verdad?.

Una de mis debilidades es el queso, y este surtido de quesos manchegos me hizo muy feliz, de veras, crema de queso con colines, un semi con crema al limón, curado de pasta dura con miel y su colmena (uhmmm qué rica), curado en manteca con dulce de zanahoria y los dados en aceite, en su punto, curado pero no picante, ideal para darle un tiento al tinto.

Esta versión del brownie me gustó mucho, cremoso y nada pesado, servido con un helado de azafrán que que equilibraba el tema mucho, y preparaba para otro tercio dulce:

Tarta de queso con helado de melón, así de sencillo y complejo a la vez, porque la tarta de queso es una prueba de fuego, conmigo dio en el blanco, me encanta y debo decir e¡que es cremosa sin exceso, todo un placer.

La chimenea y el festín empezaban a pesarme, el dulce sueño del bien comido, así que un buen café, que lo es, y un rato de amistosa charleta con Jorge, donde le comenté lo que aquí redacto, que comí bien y que lo pienso recomendar.

LA MARTINA, espacio gastronómico

Calle la Noria, 8, 16400 Tarancón, Cuenca

Teléfono: 657 09 76 06

El Coto de Quevedo

El Coto de Quevedo

José Antonio Medina es un joven cocinero manchego que regenta en colaboración con sus hermanos El Coto de Quevedo en la localidad ciudadrealeña de Torre de Juan Abad, en el Señorío de Quevedo. Este complejo tratade un pequeño hotel rural y restaurante con salón para eventos más multitudinarios. Hoy vengo a contaros del restaurante y de lo bien que lo pasé ayer mismo, dame poco más de un minuto para el resumen en video:

Medina se reinventa día a día, de la mano con su familia, con su amor Mari y el pequeño Mateo, se rodea de buena gente y profesionales, que suele ser sinónimo en la gastronomía, el paso de los años no sólo pinta canas en sus sienes sino que arruga su frente gracias a las sonrisas que le arrancamos por orden, su hijo y los clientes que le felicitamos cada vez más, porque cada día se come mejor en su casa, doy fe. Todo fruto de un esfuerzo en reciclarse, formarse, mirar, escuchar, comprender, invertir tiempo y dinero valga la redundancia.

José Antonio Medina y Miguel Ángel Expósito cocineros de El Coto de Quevedo.
José Antonio Medina y Miguel Ángel Expósito, Chefs de El Coto de Quevedo.

En definitiva, es la mejor de todas las veces que he comido en El Coto de Quevedo, que Medina hace un gran equipo con su actual compañero Miguél Ángel Expósito, otro joven y reconocido Chef. Que deseo de corazón que sea más conocido porque esta joya gastronómica lo vale. Y que estoy deseando volver. CLIC AQUÍ PARA IR A SU WEB.

Hotel Rural El Coto de Quevedo

Dirección: Paraje Las Tejeras Viejas, 13344 Torre de Juan Abad, Cdad. Real

Cena maridaje en Ajonegro de Villanueva de Alcardete

Cena maridaje en Ajonegro de Villanueva de Alcardete

Villanueva de Alcardete está en fiestas, y esta noche de domingo el restaurante Ajonegro ha decidido ofrecer un menú con maridaje entre varios platos y cervezas muy variopintas. Os dejo un muy breve resumen en vídeo:

la cena ha constado de varios platos armonizados de buena manera con distintas cervezas, yo no he hecho todo el maridaje porque tenía que conducir y algunas cervezas ya las conocía bien, pero os dejo una foto del folleto donde está todo detallado. a mí me ha gustado todo como siempre destaco la buena mano de Sergio en los postres.

Estupenda cena a precio increíble.

Debo matizar que por pura gula añadí al menú un coulant de turrón que vi en la carta, no estaba incluido en el menú.

Carta del restaurante Ajonegro de Villanueva de Alcardete.

Y para finalizar quiero deciros que la cerveza que más me gustó por posibilidad de maridajes es la Gastro Chocolate Stout. Subiré cata en breve!.

Llueve en Quintanar

Llueve en Quintanar

Esta fotografía no es de hoy, sinceramente no recuerdo muy bien de cuando es pero sí cómo la hice y la de amigos y contactos de redes sociales que me dijeron que les gustó mucho. Hay un montón de fotógrafos quintanareños que tienen fotos parecidas, anteriores y posteriores a esta, es algo inevitable y que no me afecta ni preocupa, esta es el resultado de haber pasado por ahí una noche al cierre de Granero y comprobar que apenas chispeaba, aparcar el coche de mala manera con la vana confianza de que a esas horas no molestaría a nadie (tuve que moverlo porque me equivoqué), y usar el trípode para una exposición larga debido a la poquita luz ambiental y ahí empezar a pensar que se podía hacer mejor, el mal del fotógrafo aficionado, que si filtros por las farolas, que di el disparador remoto, que si patatín o patatán…

La pintura es una Dulcinea del Toboso enorme, creo que la más grande que he visto, es obra de MILU Correch que a pesar de todo llevó a cabo allá por el 2013 en el corazón de Quintanar de la Orden, Toledo, donde habito desde 2008 y que poco a poco voy conociendo y comparto, gracias por leerme.

Bodega Tío Toria.

Bodega Tío Toria.

Tarancón es un pueblo que de un tiempo a esta parte me ha regalado amigos, buena gente, compañeros que he conocido por una u otra causa, y ha pasado de ser una localidad conocida por su industria alimentaria a ser parar mí un lugar donde comer y beber estupendamente, y el hogar de buenos amigos.

Fachada Bodega Tío Toria

Hace ya mucho tiempo que le prometí una visita a su local a Sergio Álvarez, propietario y Chef de Bodega Tío Toria en Tarancón, la última vez que le vi fue cuando vino a comer a Granero con su hermano, el conocido Sumiller Ismael Álvarez, que ejerce en el restaurante Nerua, en el museo Guggenheim de Bilbao, al que sigo y me hizo mucha ilusión ver en Quintanar. En esa visita nos presentaron y me comentó de su local, que se llama así por su abuelo, que tenía en el mismo emplazamiento una bodega, y empezó como una bodeguilla en la que la barra reinaba y como poco a poco ha ido evolucionando a ser un restaurante, y bueno, añado yo.

Si tenéis dos minutos, sí, solo dos minutos, mirad el video resumen. Luego detallo:

Video de menos de dos minuto ( un minuto largo ;D ) de mi visita a Tío Toria.

Y os cuento en plan fotonovela los platos, porque los vinos ya los veis 😉

Pues lo dicho, que la Bodega del Tío Toria es muy recomendable y que un servidor da fe.

Pin It on Pinterest